fbpx
Seleccionar página
GRANDES HISTORIAS DETRÁS DE 5 ICÓNICOS LOGOTIPOS

GRANDES HISTORIAS DETRÁS DE 5 ICÓNICOS LOGOTIPOS

Los logos Apple, Adidas, Amazon, Nike y Starbucks tienen historias legendarias. No dejes de conocerlas

 

Estas grandes marcas forman parte sin lugar a dudas dudas de la pasarela donde lucen los logos más famosos del mundo. Hablamos de los icónicos emblemas de Apple, Adidas, Amazon, Nike y Starbucks.

Aun así, y pese a que estos cinco logos están arraigados con muchísima fuerza en el día a día del consumidor, muy pocos están al tanto de las singulares historias que hay parapetadas tras sus orígenes.

1. Adidas (1990)

Pocos hay que no conozcan las características tres rayas de Adidas. En las primeras zapatillas emergidas de las fábricas de la célebre marca deportiva alemana esas tres rayas (confeccionadas con cuero de color negro) estaban pensadas parar conferir estabilidad extra al calzado.

Sin embargo, cuando Adolf Dassler, fundador de Adidas, vio las zapatillas en el terreno de juego y desde la distancia, fue consciente de que las tres rayas de marras eran un fenomenal elemento de reconocimiento para su marca.

Aun así, Dassler tuvo primero que comprar los derechos de las tres rayas a la firma deportiva finesa Karhu antes de echar el lazo (y esta vez con todas las de la ley) a las que han terminado convirtiéndose en el factor más diferencial de su marca.

Desde su fundación allá por 1949, Adidas se ha colgado del brazo de 16 logos diferentes para sus distintas divisiones (en función del target con el que pretenden conectar sus productos). Aun así, todos los logotipos tienen en común su simplicidad y su habilidad para agarrarse como lapas se la memoria del consumidor.

 

2. Apple (1977)

Que una manzana mordida acabaría convirtiéndose en el símbolo de una de las marcas más valiosas del mundo, es algo que nadie (a excepción del bueno de Steve Jobs) hubiera creído posible hace cuatro décadas.

En sus inicios el logo de Apple pretendía ser un homenaje a Isaac Newton, al que una manzana le sirvió de fuente de inspiración para la ley de la gravedad. El logotipo primigenio de la empresa de la manzana mostraba, de hecho, a Newton y, provisto de una tipografía de reminiscencias vintage, era a todas luces excesivamente complejo.

Al final el logo de Apple se simplificó y acabó metamorfoseándose en una simple manzana. En torno al origen del característico mordisco de la manzana de Apple hay varias teorías.

Según la biografía de Steve Jobs, el diseñador Rob Janoff puso en manos de Apple dos posibles versiones de su logo (uno con mordisco y otro sin él). Y al parecer Jobs se habría encantado por la manzana incompleta porque la huérfana de mordisco era, a su juicio, extraordinariamente similar a una cereza.

Además, el palabra inglesa “bite” (mordisco) es muy parecida a “byte” (una unidad de medida en el universo de la informática) y para Apple habría tenido, por lo tanto, todo el sentido del mundo colgarse del brazo de la manzana mordida.

De acuerdo con otra teoría, Apple habría hecho suyo el logo de la manzana mordida porque era así más adaptable al diseño de los ordenadores de la firma estadounidense y también a la tipografía de sus anuncios.

 

3. Nike (1971)

El mítico logo de Nike fue alumbrado originalmente por Carolyn Davidson, una estudiante de diseño de 28 años que cobró apenas 35 euros por el diseño. Al parecer, Philip Knight, fundador de Nike, no quedó demasiado satisfecho con el trabajo de Davidson. Y sólo su determinación a dar por fin el pistoletazo de salida a su compañía (sin más dilaciones) hizo que Knight acabara aceptando el logo de Davidson, el denominado “Swoosh”.

Detrás de cómo se gestó el logo (inicialmente desdeñado) de Nike hay una historia extraordinariamente hermosa. Nike, el nombre con el que Knight decidió bautizar a su compañía, era la diosa griega de la victoria. Puesto que Nike era habitualmente retratada volando y provista de alas, Davidson quiso reproducir los gráciles movimientos de la diosa con el logo “Swoosh”.

“Swoosh” significa además silbido, susurro, el sonido supuestamente emanado del movimiento de las alas de Nike.

Cuando se hizo evidente que la creación de Davidson había sido todo un triunfo, la diseñadora fue recompensada con un paquete de acciones en Nike.

4. Amazon (2000)

Pocas veces una flecha ha sido portadora de un significado tan profundo como en el logo de Amazon. La flecha conecta en el logotipo la A con la Z para dar cuenta de lo amplísimo que es el portfolio de la famosa tienda online.

La flecha en el logo de Amazon da cuenta además de la filosofía en cuanto a logística de la que es deudora la compañía (capaz de llevar cualquier pedido a cualquier lugar). Es precisamente esa filosofía la que hace feliz a los clientes de Amazon y esa felicidad queda reflejada de algún modo en la flecha ligeramente curvada de logo de la compañía (y similar de alguna manera a una sonrisa).

El nombre de Amazon hace referencia asimismo al Amazon, el río más caudaloso del mundo, lo cual pone de manifiesto el afán de liderazgo (de dimensiones globales) de la empresa capitaneada por Jeff Bezos.

5. Starbucks (1971)

La célebre cadena de cafeterías fue fundada en Seattle, una ciudad famosa por su puerto y su industria portuaria. Precisamente por ello, por las conexiones con el mar de su ciudad natal, Starbucks eligió a una sirena de doble cola para su logo.

De acuerdo con la mitología griega, la sirena de doble cola era un ser híbrido que con su subyugante canto, sus pechos al descubierto y la obscena posición de sus extremidades, atraía a los marinos con la intención de matarlos.

Con el tiempo, y consciente de que su logo era quizás demasiado atrevido, Starbucks acabó cubriendo los senos desnudos de la sirena de su logotipo con el cabello (justo a tiempo para su salida a bolsa).

Aun así, Starbucks permaneció siempre fiel a la sirena de su logotipo (modificado por última vez en 2011) porque ésta le reportaba dos importantes ventajas: diferenciaba a la compañía de sus rivales (pertrechados casi siempre de logos de tonos marrones) y enfatizaba el valor de la marca que había detrás. Y es quienes se pasean por las calles con un vaso con el logo de Starbucks en la mano son dueños de alguna manera de un estatus ligerísimamente superior al del resto de los mortales.

MarketingDirecto

 

CÓMO GUIAR A LAS MARCAS EN ESTE MOMENTO DE CONSTANTE APRENDIZAJE EMPRESARIAL

CÓMO GUIAR A LAS MARCAS EN ESTE MOMENTO DE CONSTANTE APRENDIZAJE EMPRESARIAL

Craig Mawdsley, codirector general de Estrategias de AMV BBDO, comparte su punto de vista acerca de cómo guiar a las marcas durante este momento histórico único.

Hoy en día, trabajar en el marketing y el desarrollo de una marca es un privilegio extraordinario. Sin embargo, tal vez no lo parezca en este momento particular, repleto de incertidumbre. No hay un manual de marketing para seguir. Por ahora, las estrategias de marca se escriben (y reescriben) sobre la marcha.

No obstante, es un período único en la historia mundial: la curva de aprendizaje más pronunciada de todas nuestras vidas profesionales. Los que acepten esta situación saldrán de ella teniendo mejores habilidades y, tal vez, incluso siendo mejores personas.

Todas estas actitudes te servirán para el futuro. Porque, en este momento, los líderes de marcas, ya sea que se trate de agencias o clientes, deben tomar decisiones. A cada rato llega un correo electrónico nuevo con un informe sobre “los aspectos importantes del momento” o “cómo se sienten los consumidores”, y es imposible leerlos a todos y seguir cumpliendo nuestra tarea. No te preocupes. Yo los leí por ti y, en este artículo, compartiré las lecciones sobre branding que aprendí.

  1. Sigue invirtiendo en marketing (incluso aunque no lo hagas ahora mismo)

Durante una recesión normal, una medida inteligente es no dejar de invertir; no perder la calma, observar cómo le va a la competencia y esperar a que tu marca emerja con más fuerza. Si bien esto es así, no describe todo el panorama de la difícil situación en la que nos encontramos. Estamos atravesando una crisis de salud pública que afecta tanto a la oferta como a la demanda.

Durante una recesión normal, la demanda generada se puede satisfacer fácilmente, ya que suele haber mucha capacidad latente en mano de obra y materia prima. Desafortunadamente, la situación actual es otra. Algunas marcas con alta demanda tienen problemas para satisfacerla, ya sea porque sus empleados están de licencia o porque las autoridades restringieron o prohibieron el trabajo presencial.

Está bien disminuir las acciones de marketing para lidiar con esta situación. No obstante, una vez que se levanten las restricciones (o si tu empresa es una de las pocas afortunadas que se vio exceptuada), deberías convencer al departamento de Finanzas de que te otorgue los fondos que necesitas para retomar tu estrategia de inmediato.

  1. Toma decisiones humanas sobre tu estrategia de marca

Muchos especialistas en marketing están paralizados en este momento. Tal vés hace años que analizan en exceso la producción creativa. O quizá no sepan con certeza qué papel desempeña realmente su marca. No hay problema. Las buenas decisiones provienen de nuestro costado humano. Deja que tu instinto humano te guíe en este momento.

Los datos nos indican que las personas están buscando dos cosas: ayuda y comodidad. Si puedes ayudarlas a atravesar la situación actual, procura decírselo. Sin embargo, también desean distracciones alegres, algo que las haga sonreír en este momento tan difícil. Por supuesto, debes encontrar el tono adecuado. Pero si piensas de manera empática, no te equivocarás. No te centres solo en tu punto de vista, no seas cínico, no adoptes un tono corporativo.

Piensa como un ser humano solidario que cuenta con los recursos para ayudar a millones de personas. Luego, actúa en consecuencia, a favor del interés mutuo del sector empresarial y la sociedad.

Según los datos, lo que las personas más desean hacer, una vez que termine la pandemia, es ver a sus seres queridos. ¿Y a qué le temen? A la pobreza y al desempleo. Entonces, ¿cómo puede contribuir tu marca en este sentido?

  1. Elabora un plan estratégico pensando en una recuperación prudente y gradual

Este es el momento de planificar. Tal vez resulte sensato dejar de lado el marketing por un tiempo, pero no ocurre lo mismo con la planificación estratégica. Asegúrate de que tus agencias también se sumen en este proceso.

Si bien la situación cambia constantemente, parece haber un creciente consenso en que las cosas no volverán a ser como antes en un abrir y cerrar de ojos. Se levantarán algunas restricciones, pero no todas. Las personas tratarán de evitar los trenes suburbanos repletos y las grandes multitudes. Es posible que regresemos al confinamiento si aumentan los contagios por el virus y no se consigue una vacuna. Por lo tanto, necesitas planes flexibles y escalables que se puedan implementar o dejar de lado, con un tono que apele a consumidores más precavidos.

No te preocupes si sientes que no sabes realmente lo que haces. Si no fuera así, entonces harías muy mal tu trabajo. Sentir desconcierto en momentos de incertidumbre significa que tienes la inteligencia emocional necesaria para prosperar en el futuro. Pero no dejes que la incertidumbre te paralice. Piensa como un ser humano solidario que cuenta con los recursos para ayudar a millones de personas. Luego, actúa en consecuencia, a favor del interés mutuo del sector empresarial y la sociedad.

Pin It on Pinterest