fbpx
Seleccionar página
LA NUEVA NORMALIDAD POSPANDEMIA

LA NUEVA NORMALIDAD POSPANDEMIA

Descubre los insights sobre cómo las organizaciones pueden prepararse para enfrentar los cambios socioeconómicos provocados por la pandemia de COVID-19 y 7 elementos que formarán parte de la nueva normalidad

 

El COVID-19 nos ha enfrentado a un reto humanitario de escala global. Esta pandemia nos ha situado frente a una crisis comparable con la Segunda Guerra Mundial y la Gran Depresión de los años 30, con una particularidad distintiva: en este escenario, se estima una caída del orden del 40-50% en el consumo de bienes no esenciales a nivel global. La pregunta es: ¿cómo será la nueva normalidad?. Es imposible saberlo con exactitud. Sin embargo, ya se vislumbran algunos cambios que llegaron para quedarse, tanto en los hábitos de los consumidores como en las dinámicas de trabajo.

En tiempos de pandemia, los consumidores han experimentado una digitalización acelerada en todos los segmentos. En la Argentina, por mencionar un caso, se espera que, para fin de 2020, el comercio electrónico represente el 10% del total, cifra que se estimaba para 2025 antes de la pandemia. Al mismo tiempo, las personas se enfrentan a un nuevo paradigma laboral a partir de la implementación del trabajo remoto y flexible, una nueva realidad que trae consigo no solo cambios en el diseño de los hogares –ahora repensados para funcionar, además, como espacios de trabajo–, sino también en las leyes laborales. Lógicamente, estos cambios tienen importantes implicaciones para la “nueva normalidad” de los negocios, que requerirán de mucha creatividad y de una rápida respuesta.

Si bien es imposible saber con exactitud cómo será la nueva normalidad, ya se vislumbran algunos cambios que llegaron para quedarse

7 claves para construir la nueva normalidad

Frente a un escenario minado de incertidumbres, es posible considerar algunas lecciones del pasado para pensar constructivamente el futuro. En esta línea, identificamos 7 elementos que caracterizarán la nueva normalidad pospandemia.

1. El retorno de la distancia

Desde los 90, hemos vivido el auge de la globalización en un mundo cada vez más conectado. Si bien antes de la pandemia ya emergían tendencias proteccionistas de ciertos líderes a nivel global, la crisis ha llevado a los gobiernos de todo el mundo a imponer restricciones sin precedentes a la movilidad de las personas y los bienes. A modo de ejemplo, más del 90% de la población vive en países que han limitado el ingreso de inmigrantes a sus territorios. Probablemente estemos yendo hacia un contexto de mayores restricciones fronterizas, donde las barreras aumenten, en parte, por las propias preferencias de los consumidores, quienes han acentuado su predilección por productos y servicios locales y de origen conocido. Para hacer frente a esta posible disrupción, será necesario revisar y simplificar la cadena de suministros de principio a fin. Ir hacia una mayor diversificación –y potencial “localización”– de proveedores, aumentar los inventarios de seguridad y acelerar la automatización de la cadena logística.

2. Resiliencia y eficiencia

La capacidad para absorber el impacto de la crisis y salir de ella mejor posicionado que la competencia será clave para la supervivencia y la prosperidad a largo plazo. Los trabajos de investigación de McKinsey sobre la crisis financiera de 2008 encontraron que un pequeño grupo de empresas en cada sector transitó ese período con mayor éxito que sus pares. Indudablemente, sintieron el impacto, pero lograron recuperarse en mucho menor tiempo: para 2009, las ganancias de las empresas resilientes habían aumentado un 10%, mientras que las de aquellas no resilientes habían disminuido aproximadamente un 15%. ¿Cómo lo lograron? Estando mejor preparados antes de la crisis –por lo general, con un balance más sólido– y reaccionando rápidamente en busca de la eficiencia. Después del COVID-19, muchas compañías restablecerán sus prioridades, de modo que la capacidad de recuperación será tan importante para su pensamiento estratégico como el costo y la eficiencia.

3. El auge de la economía sin contacto

Existen tres grandes temas por distinguir en este punto. En primer lugar, si bien el comercio electrónico –y su complementario pago electrónico– ya estaba avanzando, el coronavirus aceleró su asentamiento en los hábitos de consumo.

En la Argentina, por ejemplo, las últimas encuestas que realizamos desde McKinsey informan que más del 50% de los consumidores aumentarán el uso de pagos online luego de la crisis. Por lo tanto, es necesario fortalecer la inversión en el negocio online y en la multicanalidad, ajustar el mix de productos y las políticas comerciales, y adoptar métodos de pago “sin contacto”. 

En segundo lugar, los teleservicios, que anteriormente se utilizaban de manera ocasional, son parte hoy de la cotidianidad. Esto se observa tanto en plataformas de encuentros virtuales, como Google Meet –que mostró un crecimiento exponencial en su número de usuarios durante la pandemia–, y en rubros como la telemedicina. Por último, se espera que se acelere la automatización en varios de los subprocesos de producción y servicios, que afectará a más de 400 millones de empleos a nivel mundial para el 2030.

4. Mayor intervención del Estado en la economía

Los gobiernos de todo el mundo han lanzado paquetes de estímulo por un valor superior a los $11 billones –equivalente a más de ocho planes Marshall simultáneos– con el fin de proteger el consumo esencial, preservar los empleos y evitar el quiebre de empresas. Los líderes empresariales de múltiples sectores tendrán que adaptarse a operar con una mayor intervención gubernamental.

Las preguntas, aún sin respuesta, giran en torno a la magnitud, la velocidad y la manera en que se reducirá el protagonismo de los gobiernos en la economía.

5. Más escrutinios para los negocios

Pospandemia, el público cuestionará a las organizaciones sobre qué hicieron durante la crisis, cómo respondieron y cuáles fueron sus actitudes, principalmente en los casos en que hayan recibido apoyo estatal.

6. Cambios en las estructuras de la industria y el comportamiento del consumidor

Con la digitalización acelerada, habrá una nueva normalidad para servir a los clientes con una propuesta de valor adaptada. Esto cambiará los protocolos de varias industrias y la lógica de competencia. Es probable, incluso, que surjan “supercampeones”: aquellos sectores que, en medio del shock, apuntalen su crecimiento y consoliden el mercado. Algunas de las claves en este sentido serán reasignar recursos hacia áreas de mayor valor añadido o crecimiento, modificar el portafolio de inversiones y, en algunos casos, realizar fusiones y adquisiciones para darle una nueva forma a la industria.

7. Necesidad como motor de creatividad

Toda crisis es, además de un desafío, un terreno de oportunidades. Múltiples historias de éxito se construyeron en momentos apremiantes. Aprovechar el sentido de urgencia para movilizar a las instituciones y potenciar la creatividad es una virtud que distinguirá a algunas organizaciones por sobre el resto.

 

Think with Google 

GRANDES HISTORIAS DETRÁS DE 5 ICÓNICOS LOGOTIPOS

GRANDES HISTORIAS DETRÁS DE 5 ICÓNICOS LOGOTIPOS

Los logos Apple, Adidas, Amazon, Nike y Starbucks tienen historias legendarias. No dejes de conocerlas

 

Estas grandes marcas forman parte sin lugar a dudas dudas de la pasarela donde lucen los logos más famosos del mundo. Hablamos de los icónicos emblemas de Apple, Adidas, Amazon, Nike y Starbucks.

Aun así, y pese a que estos cinco logos están arraigados con muchísima fuerza en el día a día del consumidor, muy pocos están al tanto de las singulares historias que hay parapetadas tras sus orígenes.

1. Adidas (1990)

Pocos hay que no conozcan las características tres rayas de Adidas. En las primeras zapatillas emergidas de las fábricas de la célebre marca deportiva alemana esas tres rayas (confeccionadas con cuero de color negro) estaban pensadas parar conferir estabilidad extra al calzado.

Sin embargo, cuando Adolf Dassler, fundador de Adidas, vio las zapatillas en el terreno de juego y desde la distancia, fue consciente de que las tres rayas de marras eran un fenomenal elemento de reconocimiento para su marca.

Aun así, Dassler tuvo primero que comprar los derechos de las tres rayas a la firma deportiva finesa Karhu antes de echar el lazo (y esta vez con todas las de la ley) a las que han terminado convirtiéndose en el factor más diferencial de su marca.

Desde su fundación allá por 1949, Adidas se ha colgado del brazo de 16 logos diferentes para sus distintas divisiones (en función del target con el que pretenden conectar sus productos). Aun así, todos los logotipos tienen en común su simplicidad y su habilidad para agarrarse como lapas se la memoria del consumidor.

 

2. Apple (1977)

Que una manzana mordida acabaría convirtiéndose en el símbolo de una de las marcas más valiosas del mundo, es algo que nadie (a excepción del bueno de Steve Jobs) hubiera creído posible hace cuatro décadas.

En sus inicios el logo de Apple pretendía ser un homenaje a Isaac Newton, al que una manzana le sirvió de fuente de inspiración para la ley de la gravedad. El logotipo primigenio de la empresa de la manzana mostraba, de hecho, a Newton y, provisto de una tipografía de reminiscencias vintage, era a todas luces excesivamente complejo.

Al final el logo de Apple se simplificó y acabó metamorfoseándose en una simple manzana. En torno al origen del característico mordisco de la manzana de Apple hay varias teorías.

Según la biografía de Steve Jobs, el diseñador Rob Janoff puso en manos de Apple dos posibles versiones de su logo (uno con mordisco y otro sin él). Y al parecer Jobs se habría encantado por la manzana incompleta porque la huérfana de mordisco era, a su juicio, extraordinariamente similar a una cereza.

Además, el palabra inglesa “bite” (mordisco) es muy parecida a “byte” (una unidad de medida en el universo de la informática) y para Apple habría tenido, por lo tanto, todo el sentido del mundo colgarse del brazo de la manzana mordida.

De acuerdo con otra teoría, Apple habría hecho suyo el logo de la manzana mordida porque era así más adaptable al diseño de los ordenadores de la firma estadounidense y también a la tipografía de sus anuncios.

 

3. Nike (1971)

El mítico logo de Nike fue alumbrado originalmente por Carolyn Davidson, una estudiante de diseño de 28 años que cobró apenas 35 euros por el diseño. Al parecer, Philip Knight, fundador de Nike, no quedó demasiado satisfecho con el trabajo de Davidson. Y sólo su determinación a dar por fin el pistoletazo de salida a su compañía (sin más dilaciones) hizo que Knight acabara aceptando el logo de Davidson, el denominado “Swoosh”.

Detrás de cómo se gestó el logo (inicialmente desdeñado) de Nike hay una historia extraordinariamente hermosa. Nike, el nombre con el que Knight decidió bautizar a su compañía, era la diosa griega de la victoria. Puesto que Nike era habitualmente retratada volando y provista de alas, Davidson quiso reproducir los gráciles movimientos de la diosa con el logo “Swoosh”.

“Swoosh” significa además silbido, susurro, el sonido supuestamente emanado del movimiento de las alas de Nike.

Cuando se hizo evidente que la creación de Davidson había sido todo un triunfo, la diseñadora fue recompensada con un paquete de acciones en Nike.

4. Amazon (2000)

Pocas veces una flecha ha sido portadora de un significado tan profundo como en el logo de Amazon. La flecha conecta en el logotipo la A con la Z para dar cuenta de lo amplísimo que es el portfolio de la famosa tienda online.

La flecha en el logo de Amazon da cuenta además de la filosofía en cuanto a logística de la que es deudora la compañía (capaz de llevar cualquier pedido a cualquier lugar). Es precisamente esa filosofía la que hace feliz a los clientes de Amazon y esa felicidad queda reflejada de algún modo en la flecha ligeramente curvada de logo de la compañía (y similar de alguna manera a una sonrisa).

El nombre de Amazon hace referencia asimismo al Amazon, el río más caudaloso del mundo, lo cual pone de manifiesto el afán de liderazgo (de dimensiones globales) de la empresa capitaneada por Jeff Bezos.

5. Starbucks (1971)

La célebre cadena de cafeterías fue fundada en Seattle, una ciudad famosa por su puerto y su industria portuaria. Precisamente por ello, por las conexiones con el mar de su ciudad natal, Starbucks eligió a una sirena de doble cola para su logo.

De acuerdo con la mitología griega, la sirena de doble cola era un ser híbrido que con su subyugante canto, sus pechos al descubierto y la obscena posición de sus extremidades, atraía a los marinos con la intención de matarlos.

Con el tiempo, y consciente de que su logo era quizás demasiado atrevido, Starbucks acabó cubriendo los senos desnudos de la sirena de su logotipo con el cabello (justo a tiempo para su salida a bolsa).

Aun así, Starbucks permaneció siempre fiel a la sirena de su logotipo (modificado por última vez en 2011) porque ésta le reportaba dos importantes ventajas: diferenciaba a la compañía de sus rivales (pertrechados casi siempre de logos de tonos marrones) y enfatizaba el valor de la marca que había detrás. Y es quienes se pasean por las calles con un vaso con el logo de Starbucks en la mano son dueños de alguna manera de un estatus ligerísimamente superior al del resto de los mortales.

MarketingDirecto

 

EL NUEVO MARKETING DIGITAL

EL NUEVO MARKETING DIGITAL

Las herramientas de marketing digital, desde modelos de atribución en tiempo real hasta estudios de anuncios dinámicos, han ayudado a las empresas a encontrar formas creativas de ser más flexibles y de adaptarse a la transformación digital. Aunque el ritmo de la evolución ha sido alentador, no disponemos de un interruptor que nos permita desactivar la situación económica a nivel mundial. Además, como los nuevos comportamientos de los consumidores no cambian y es probable que se vuelvan permanentes, tenemos que pensar cómo aplicar nuestras nuevas tácticas y prácticas recomendadas una vez que acabe la pandemia.

La crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la importancia de comprender cómo los canales digitales pueden repercutir en una empresa o tergiversar su retorno de la inversión. Ahora que nos preparamos para el mundo que nos espera, no hay mejor momento para comenzar la transformación digital. Para esta nueva realidad, debemos invertir en estrategias de marketing ágiles y que podamos medir.

Una de las principales características de este parón es que no distingue de sectores ni partes del mercado. Es universal y no discrimina a nadie. Aunque los retos a los que se enfrenta cada empresa son distintos, todos nos estamos viendo afectados de un modo u otro.

Los datos disponibles, junto con las herramientas creativas y de medición, son esenciales para tomar decisiones más inteligentes.

Cuando las necesidades y los comportamientos de los usuarios cambian constantemente, lo digital nos permite transformarnos rápidamente, improvisar y experimentar, así como labrar nuevas formas de satisfacer a nuestros clientes. Podemos probar nuevos formatos de anuncio y escalar los resultados, seguir el interés de búsqueda y la demanda de productos en tiempo real, y desarrollar cientos de variaciones creativas para diferentes audiencias en minutos. La gran cantidad de datos disponible, junto con las herramientas creativas y de medición, son esenciales para tomar decisiones mejores y más inteligentes en entornos dinámicos. A continuación, 3 elementos que debemos tomar en cuenta:

1. Reaccionar de forma ágil para estar presentes en el momento adecuado

2. Las buenas relaciones son más importantes que las ventas

3. Adaptarse a la nueva normalidad

 

thinkwithgoogle

 

RECURSOS Y HERRAMIENTAS PARA GUIAR A LAS EMPRESAS DURANTE LA PANDEMIA

RECURSOS Y HERRAMIENTAS PARA GUIAR A LAS EMPRESAS DURANTE LA PANDEMIA

La propagación del coronavirus ha provocado una crisis mundial que ha obligado a muchas empresas a buscar formas diferentes de manejar el negocio, los clientes y los empleados. 

Aprende a trabajar de forma remota

Para trabajar desde casa, necesitas tener acceso a la información y los contactos importantes, aunque no estés físicamente en la oficina. Lo primero que debes hacer es asegurarte de tener todos los documentos esenciales guardados en la nube, o bien descargarlos en el ordenador para poder acceder a ellos sin conexión.

Comprueba que hayas almacenado los contactos de los empleados, los proveedores y los clientes online para poder acceder a ellos desde cualquier dispositivo.

Utiliza el correo electrónico, la mensajería instantánea y herramientas de gestión de proyectos para estar en contacto directo con tu equipo. También puede ser útil tener un calendario compartido que te ayude a prepararte para las actividades de cada día, a fijar plazos de entrega y a organizar reuniones.

Trabaja en equipo mediante documentos compartidos y videollamadas, y consulta estos consejos útiles para organizar videollamadas provechosas desde casa. Sabemos que trabajar de forma remota puede ser difícil. Por ello, te recomendamos que leas nuestros consejos para trabajar de forma productiva desde casa.

Comunícate con los clientes

Si has cerrado tu empresa temporalmente debido al COVID-19 o has modificado los horarios de apertura, edita tu perfil de empresa en Google para notificarlo a los clientes. Puedes usar la función publicaciones para informar de ofertas especiales o de cambios en el inventario.

También puedes configurar una respuesta automática en el correo electrónico para ofrecer a los clientes la información que necesitan y resolver sus preguntas más frecuentes de forma inmediata. Además, puedes usar chats y robots para mejorar el servicio de asistencia y, de este modo, adelantarte a estas preguntas.

Revisa tu publicidad online para adaptarla a la crisis mundial

Este periodo de crisis o incertidumbre puede hacer que tu audiencia responda de manera diferente a los mensajes publicitarios. Por ello, sería recomendable que revises tus planes de medios para ajustarlos al nuevo contexto y que volvieras a evaluar las estrategias de campañas que ya se habían aprobado. Deberías preguntarte si los mensajes de estas campañas siguen teniendo sentido en el momento y el contexto actual.

En lo que respecta a Google Ads, puedes modificar los anuncios según tus necesidades para notificar a los clientes si tu empresa está abierta y ofrece servicios útiles. También puedes ajustar los criterios de las campañas para mostrar los anuncios con mayor o menor frecuencia, en función del lugar, del momento y de la manera en que los usuarios hacen búsquedas.

Herramientas online para ayudarte a ajustar la estrategia de marketing

Durante estos momentos de incertidumbre, si usas estadísticas e información valiosa para adaptar tu estrategia de marketing a la crisis mundial, puedes mejorar mucho el rendimiento de tu negocio. Aquí tienes una serie de recursos que puedes usar desde hoy mismo.

Utiliza Google Trends para saber cómo y qué buscan los usuarios y obtener información valiosa que te ayudará a encontrar formas de satisfacer sus necesidades.

Accede a cursos gratuitos para mejorar tus competencias digitales y descubrir cómo puedes sacar partido de nuevos canales promocionales.

Descarga nuestra guía para organizar eventos virtuales en YouTube, que incluye enlaces a recursos y videotutoriales.

Si todavía no lo has hecho, suscríbete a la newsletter de Think with Google, que te ayudará a mantenerte al día de las tendencias, los datos y las estrategias del mercado en esta situación de cambio constante.

Aunque no tenemos todas las respuestas para ayudarte en este periodo tan complicado, espero que con estas herramientas podamos aportar nuestro granito de arena para contribuir a mejorar el rendimiento de tu negocio.

MARKETING Y SU IMPORTANCIA ACTUAL

MARKETING Y SU IMPORTANCIA ACTUAL

En la actualidad sin duda alguna, el marketing es cada día más importante, las empresas necesitan de él para poder realizar intercambios comerciales y satisfacer las necesidades de sus mercados, proporcionando un valor superior y bienestar al consumidor y la sociedad. Es en este marco que analizaremos su importancia.

Importancia actual del marketing mundial

La evolución del marketing ha recorrido un largo camino hasta nuestros días, desde un simple intercambio, análisis de las necesidades del consumidor, hasta el conocimiento y la comercialización basada en la experiencia; todas, sin duda, en la búsqueda de la satisfacción de las necesidades para crear relaciones a largo plazo y generar utilidades para las compañías.

Hoy en día, las empresas invierten enormes cantidades de dinero en la realización de actividades de marketing, hecho que muestra su importancia en el mundo. Microsoft, por ejemplo, destina aproximadamente, $11,5 mil millones dólares; Coca-Cola, más de $2.5 billones y Samsung $14.000 millones (2017)

Sin embargo, debe diferenciarse entre hacer marketing y vender, porque éste es mucho más que eso. Las ventas son apenas una de las muchas estrategias para que las empresas ocupen un lugar en el mercado y en la mente del consumidor. Son un camino para generar un factor diferenciador que les permita ofrecer mejores productos y satisfacer necesidades, de una forma mejor que la competencia.

Es tan importante que se aplica a todas las áreas, tanto comerciales como personales, creando los diferentes tipos de marketing que existen en la actualidad, entre los que se pueden citar: marketing de servicios, marketing industrial, marketing político, marketing personal, marketing hotelero, marketing turístico, marketing internacional, marketing deportivo y marketing nacional, marketing digital, marketing emocional, marketing de contenidos,  entre muchos otros.

No cabe duda que la mayor importancia del marketing se da en el ámbito empresarial, debido al análisis constante de los factores que afectan a la compañía en sus transacciones comerciales, donde es imperante el análisis del ambiente de marketing, que influye positiva o negativamente en su capacidad de mantener un ajuste entre las capacidades y el entorno.

Importancia actual del marketing personal

En la actualidad, la imagen es más importante que nunca y así como las empresas se esfuerzan en diseñar productos que llamen la atención de los consumidores, tengan colores y envases atractivos, las personas transmiten su imagen al mercado y el entorno.

Zygmunt Bauman (2007), manifiesta que en la sociedad de consumidores nadie puede convertirse en un sujeto, sin antes convertirse en producto; y nadie puede preservar su carácter de sujeto, si no se ocupa de resucitar, revivir y realimentar a perpetuidad en sí mismo, las casualidades y habilidades exigidas en todo producto de consumo.

La era de la digitalización, la seducción, el manejo de símbolos y mensajes llevan a replantearse la concepción de imagen y comunicación.

Por su parte, Dulanto (2015), manifiesta que nuestro negocio actual es el “consumo sentimental”; en otras palabras, consumir marcas que son personas. Es digerir valores.

Las nuevas tecnologías y en especial las redes sociales llevan a la utilización del marketing personal, a través de los perfiles y contenidos publicados en Facebook, Twitter, LinkedIn y otros espacios virtuales similares.

EL MARKETING A TRAVÉS DEL TIEMPO

EL MARKETING A TRAVÉS DEL TIEMPO

La evolución del marketing se suscribe al desarrollo económico de la economía norteamericana, donde la segunda guerra mundial y la posguerra juegan un papel importante. A lo largo de la historia el marketing estuvo marcado por diferentes etapas, conocidas también como las filosofías del marketing.

Cinco conceptos, marcan el desempeño de las organizaciones en sus actividades de marketing: filosofía de producción, filosofía de producto, filosofía de venta, filosofía de marketing y filosofía de marketing social.

Filosofía de producción

Indica que los consumidores prefieren los productos que están disponibles y que se pueden comprar; por ello, la gerencia se enfoca en mejorar la producción y en la eficiencia de la distribución. Es la filosofía más antigua, en la que el consumidor no tenía opción de elegir y adquiría los productos que ofrecían las pocas empresas existentes en el mercado.

La principal característica de esta postura filosófica es que la oferta superaba la demanda; por lo tanto, lo que se fabricaba se vendía, no eran necesarios los esfuerzos de marketing.

Para Kotler (2003), este concepto es una de las filosofías más antiguas que guían a quienes venden algo; sin embargo, las empresas que operan bajo esta filosofía de producción corren el riesgo de concentrarse de forma demasiado estrecha en sus propias operaciones.

Filosofía de producto

Sostiene que los consumidores comprarán los productos que ofrecen una calidad y un desempeño superiores y características innovadoras. La empresa dirige su energía a lograr mejoramientos continuos en el producto.

Para Kotler (2003) esta filosofía también puede generar una miopía de marketing, toda vez que no se consideran las tendencias del mercado y los diferentes deseos y evolución de los mercados.

Filosofía de venta

Contempla la postura de que los consumidores no comprarán los productos suficientes de las organizaciones, a menos que éstas rea-licen un esfuerzo de ventas y de promociones en gran escala.

La mayoría de las empresas con exceso de capacidad practican este concepto; su meta es vender lo que fabrican, en lugar de lo que quiere el mercado. Es un “marketing de riesgos” basado en la venta, y no en crear relaciones productivas a largo plazo. Dan por supuesto que al cliente le gustará el producto, y si no le gusta, se olvidará de ello y no lo volverá a comprar.

Kotler (2003) menciona que el riesgo es que la empresa se concentre en vender lo que produce, sin importar qué es lo que desea el mercado.

Filosofía de marketing

Considera que el logro de las metas organizacionales depende de determinar las necesidades y deseos de los mercados meta, además de facilitar la satisfacción deseada con mayor efectividad y eficiencia que los competidores.

El concepto de venta y marketing muchas veces se confunden, pero son muy distintos. El de venta tiene una orientación de adentro hacia fuera, inicia en la fábrica, se enfoca en los productos existentes y requiere una labor considerable de venta y promoción para hacer ventas que dejan utilidades. Por el contrario, el concepto de marketing adopta una perspectiva de afuera hacia adentro; empieza con un mercado bien definido; se enfoca en las necesidades del cliente; coordina todas las actividades de marketing que afectan al cliente y obtiene utilidades al crear relaciones a largo plazo con el cliente, basadas en el valor y la satisfacción del cliente.

Kotler (2003), manifiesta que esta filosofía, a menudo, implica más que simplemente responder a los deseos expresados por los clientes y sus necesidades; las empresas impulsadas por los clientes los investigan para conocer sus deseos, recabar ideas para nuevos productos.

Filosofía de marketing social

Sostiene que la organización debe determinar las necesidades, deseos e interés de los mercados, después proporcionar a los clientes un valor superior, en una forma que mantenga o mejore el bienestar de los consumidores y de la sociedad.

Según Kotler (2003), la filosofía de marketing social cuestiona si el concepto de marketing puro es suficiente en una era de problemas ecológicos, escasez de recursos, rápido crecimiento de la población, problemas económicos mundiales y descuido de los servicios sociales.

Es imposible concebir la actividad económica y comercial, el marketing y su utilización dentro de las empresas, sin vincular la producción con el consumo, la producción con todos los elementos del entorno externo y las repercusiones a corto, mediano y largo plazo de los efectos del consumo, la re utilización de los envases, la conciencia social y el reciclaje, como parte de la misma función de las compañías y los consumidores.

Pin It on Pinterest