fbpx
Seleccionar página
7 ELEMENTOS DE LA ESTRATEGIA DE BRANDING

7 ELEMENTOS DE LA ESTRATEGIA DE BRANDING

¿Qué es una estrategia de marca?

Por definición, una estrategia de marca es un plan a largo plazo para el desarrollo de una marca con el fin de alcanzar objetivos. Primero, aclaremos el concepto más erróneo acerca de la estrategia de marca: tu marca no es un producto, un logotipo, un sitio web o un nombre. De hecho, tu marca es mucho más que eso; es algo intangible. Sin embargo, es esa idea difícil de definir, es lo que distingue a las marcas poderosas de las mediocres.

Entonces, para mantener el control de lo que muchos profesionales del marketing consideran un arte más que una ciencia.

7 componentes de una estrategia de branding 

1) Objetivo

“Cada marca hace una promesa, pero en un mercado en el que la confianza de los consumidores es baja y las limitaciones presupuestarias son altas, distinguirse de las demás marcas no implica simplemente hacer una promesa sino tener un objetivo definido”, explica Allen Adamson, presidente de la región norteamericana de consultora de marca y de la empresa de diseño Landor Associates.

Aunque es necesario comprender cuál es la promesa de tu empresa para definir el posicionamiento de la marca, saber por qué te levantas cada día y vas a trabajar tiene aún más importancia. Dicho de otra manera: tu propósito es más específico porque es lo que te diferencia de tus competidores. 

¿Cómo puedes definir el propósito de tu empresa? Según el sitio web Business Strategy Insider, el objetivo se puede considerarse desde dos perspectivas: 

  • Funcional: este concepto mide el éxito en términos de razones inmediatas y comerciales; por ejemplo: el propósito de la empresa es generar beneficios. 
  • Intencional: este concepto se centra en el éxito y su relación con la capacidad de generar dinero y aportar algo al mundo.  

2) Consistencia

La clave para lograr la consistencia es evitar hablar de temas que no se relacionan con tu marca ni la mejoran. ¿Agregaste una nueva foto a la página empresarial de Facebook? ¿Qué significa para tu empresa? ¿Se alinea con tu mensaje o fue simplemente algo gracioso que podría llegar a confundir a tu audiencia? 

Establecer una plataforma sólida para la marca, es asegurarse de que todos tus mensajes sean coherentes. En última instancia, la consistencia contribuye al reconocimiento de marca y esto afianza la lealtad de los clientes.  

Un buen ejemplo de consistencia es el de la empresa Coca Cola. Debido a su compromiso con la consistencia, cada elemento de su estrategia de marketing se integra con el resto a la perfección. Esto los ha ayudado a convertirse en una de las marcas más reconocidas en el mundo.

3) Emoción

Los clientes no siempre son racionales. 

¿De qué otra manera puedes explicar que una persona pague miles de dólares más por una moto Harley que por una más económica, pero de igual calidad? Una especie de voz dentro de esa persona le ordenó que comprara una Harley.

Pero, ¿por qué?

Harley Davidson apela a las emociones creando una comunidad en torno a la marca. Crearon el grupo HOG (Harley Owners Group) para conectar a los clientes con su marca y para que estos pudieran conectarse entre ellos. 

Al darles a los clientes la oportunidad de sentir que son parte de un grupo que tiene más en común que simplemente un conjunto de motociclistas, Harley Davidson se posiciona como una elección obvia para cualquier persona que esté pensando en comprar una motocicleta. 

¿Por qué? Las personas tenemos un deseo innato de relacionarnos. La investigación de los psicólogos Roy Baumeister y Mark Leary describe esta necesidad en su hipótesis de la pertenencia, que establece lo siguiente: “las personas tenemos una necesidad psicológica básica de sentirnos conectados con otros, y esos vínculos afectuosos de las relaciones cercanas son una parte importante de la conducta humana”.

El sentido de pertenencia, es decir, la necesidad de amor, de afecto y de ser parte de un grupo, ocupa un lugar central en la Pirámide de Maslow, cuyo objetivo consiste en categorizar las diferentes necesidades humanas.

4) Flexibilidad

En este mundo en constante cambio, los profesionales del marketing deben permanecer flexibles si quieren tener relevancia. Una de las ventajas de esto es que te libera para ser creativo con tus campañas.

La flexibilidad te permite hacer ajustes para aumentar el interés y distinguir tu enfoque del de la competencia. 

En otras palabras, “los programas de identidad efectivos requieren un nivel de consistencia que les permita ser identificables, pero también suficientes variantes como para mantener la frescura y la calidad humana”, explica el presidente de Peopledesign, Kevin Budelmann.

Un gran ejemplo de este tipo de equilibrio estratégico es el de la empresa Old Spice. Hoy en día, Old Spice es uno de los mejores ejemplos de marketing exitoso en el mundo. Sin embargo, hasta hace poco tiempo, usar este perfume era un requisito tácito para todos los padres. Ahora, es una de las marcas más populares para hombres de todas las edades.

¿Su secreto? La flexibilidad.

Conscientes de que debían hacer algo para asegurarse un lugar en el mercado, Old Spice se asoció con la agencia de publicidad Wieden+Kennedy con el objetivo de posicionar su marca para una nueva base de clientes. 

Con nuevos anuncios televisivos, un nuevo sitio web, una nueva presentación y nuevos nombres de productos, Old Spice logró captar la atención de una generación nueva y más joven haciendo mejoras estratégicas a su ya reconocida marca. 

De modo que, si tus tácticas antiguas ya no son eficaces, no temas al cambio. Que haya funcionado en el pasado no significa que esté funcionando ahora.

Aprovecha la oportunidad de atraer a tus seguidores de maneras más originales y novedosas. ¿Hay nuevas relaciones de colaboración que tu empresa pueda establecer? ¿Hay atributos de tu producto que nunca destacaste? Úsalos para conectarte con nuevos clientes y recuerda les a los viejos por qué te eligen.

5) Participación de los empleados

Como mencionamos antes, lograr la consistencia en tu empresa es importante si deseas generar reconocimiento de marca. Y aunque una guía de estilo te puede ayudar a lograr una experiencia digital coherente, es igualmente importante que tus empleados sepan cómo deben dirigirse a los clientes y representar a la marca. 

Si tus mensajes en las redes sociales son alegres y divertidos, no tendría sentido que un cliente llamara y lo atendiera un representante serio y monótono, ¿no lo crees?

Para evitar este tipo de experiencia incompatible, conoce el enfoque de Zappos.

Si alguna vez contactaste con un representante de atención al cliente de Zappos, sabrás de lo que estoy hablando. De lo contrario, echa un vistazo a esta SlideShare en la que se detallan algunas de las historias de asistencia al cliente más inspiradoras.

Zappos se compromete a garantizar que no solo su marca, sino todas las marcas, sean consistentes en sus interacciones digitales y humanas. Por eso, ha destinado un departamento entero a la causa llamada Zappos Insights. 

Si ya tienes un público que te elige a ti, a tu empresa y a tu marca, no te duermas en los laureles. Recompénsalos.

Estos clientes se han tomado el tiempo para escribir sobre ti, hablarles a sus amigos de tu producto y actuar como embajadores de tu marca. Cultivar la lealtad los hará elegir tu marca una y otra vez, y generará más ganancias para tu empresa.

A veces, un agradecimiento es todo lo que se necesita. Otras veces, hay que ir más allá. Escríbeles una carta personalizada. Envíales un regalo especial. Pídeles que escriban una valoración y destaca su contribución en tu sitio web. O puedes hacer todo lo anterior.

La lealtad es una parte fundamental de cada estrategia de marca, especialmente si buscas respaldar tu organización de ventas. Al final del día, destacar una relación positiva entre tú y tus clientes muestra el prospecto de lo que pueden esperar si eligen hacer negocios contigo.

7) Reconocimiento de la competencia

Toma la competencia como un desafío para mejorar tu propia estrategia y aumentar el valor general de tu marca. Están en el mismo negocio y buscan el mismo tipo de clientes, así que observa lo que hacen.

¿Algunas de sus tácticas son eficaces? ¿Algunas fallan? Define el posicionamiento de tu marca según su experiencia para mejorar tu empresa. 

bambucreativos

LA NUEVA NORMALIDAD POSPANDEMIA

LA NUEVA NORMALIDAD POSPANDEMIA

Descubre los insights sobre cómo las organizaciones pueden prepararse para enfrentar los cambios socioeconómicos provocados por la pandemia de COVID-19 y 7 elementos que formarán parte de la nueva normalidad

 

El COVID-19 nos ha enfrentado a un reto humanitario de escala global. Esta pandemia nos ha situado frente a una crisis comparable con la Segunda Guerra Mundial y la Gran Depresión de los años 30, con una particularidad distintiva: en este escenario, se estima una caída del orden del 40-50% en el consumo de bienes no esenciales a nivel global. La pregunta es: ¿cómo será la nueva normalidad?. Es imposible saberlo con exactitud. Sin embargo, ya se vislumbran algunos cambios que llegaron para quedarse, tanto en los hábitos de los consumidores como en las dinámicas de trabajo.

En tiempos de pandemia, los consumidores han experimentado una digitalización acelerada en todos los segmentos. En la Argentina, por mencionar un caso, se espera que, para fin de 2020, el comercio electrónico represente el 10% del total, cifra que se estimaba para 2025 antes de la pandemia. Al mismo tiempo, las personas se enfrentan a un nuevo paradigma laboral a partir de la implementación del trabajo remoto y flexible, una nueva realidad que trae consigo no solo cambios en el diseño de los hogares –ahora repensados para funcionar, además, como espacios de trabajo–, sino también en las leyes laborales. Lógicamente, estos cambios tienen importantes implicaciones para la “nueva normalidad” de los negocios, que requerirán de mucha creatividad y de una rápida respuesta.

Si bien es imposible saber con exactitud cómo será la nueva normalidad, ya se vislumbran algunos cambios que llegaron para quedarse

7 claves para construir la nueva normalidad

Frente a un escenario minado de incertidumbres, es posible considerar algunas lecciones del pasado para pensar constructivamente el futuro. En esta línea, identificamos 7 elementos que caracterizarán la nueva normalidad pospandemia.

1. El retorno de la distancia

Desde los 90, hemos vivido el auge de la globalización en un mundo cada vez más conectado. Si bien antes de la pandemia ya emergían tendencias proteccionistas de ciertos líderes a nivel global, la crisis ha llevado a los gobiernos de todo el mundo a imponer restricciones sin precedentes a la movilidad de las personas y los bienes. A modo de ejemplo, más del 90% de la población vive en países que han limitado el ingreso de inmigrantes a sus territorios. Probablemente estemos yendo hacia un contexto de mayores restricciones fronterizas, donde las barreras aumenten, en parte, por las propias preferencias de los consumidores, quienes han acentuado su predilección por productos y servicios locales y de origen conocido. Para hacer frente a esta posible disrupción, será necesario revisar y simplificar la cadena de suministros de principio a fin. Ir hacia una mayor diversificación –y potencial “localización”– de proveedores, aumentar los inventarios de seguridad y acelerar la automatización de la cadena logística.

2. Resiliencia y eficiencia

La capacidad para absorber el impacto de la crisis y salir de ella mejor posicionado que la competencia será clave para la supervivencia y la prosperidad a largo plazo. Los trabajos de investigación de McKinsey sobre la crisis financiera de 2008 encontraron que un pequeño grupo de empresas en cada sector transitó ese período con mayor éxito que sus pares. Indudablemente, sintieron el impacto, pero lograron recuperarse en mucho menor tiempo: para 2009, las ganancias de las empresas resilientes habían aumentado un 10%, mientras que las de aquellas no resilientes habían disminuido aproximadamente un 15%. ¿Cómo lo lograron? Estando mejor preparados antes de la crisis –por lo general, con un balance más sólido– y reaccionando rápidamente en busca de la eficiencia. Después del COVID-19, muchas compañías restablecerán sus prioridades, de modo que la capacidad de recuperación será tan importante para su pensamiento estratégico como el costo y la eficiencia.

3. El auge de la economía sin contacto

Existen tres grandes temas por distinguir en este punto. En primer lugar, si bien el comercio electrónico –y su complementario pago electrónico– ya estaba avanzando, el coronavirus aceleró su asentamiento en los hábitos de consumo.

En la Argentina, por ejemplo, las últimas encuestas que realizamos desde McKinsey informan que más del 50% de los consumidores aumentarán el uso de pagos online luego de la crisis. Por lo tanto, es necesario fortalecer la inversión en el negocio online y en la multicanalidad, ajustar el mix de productos y las políticas comerciales, y adoptar métodos de pago “sin contacto”. 

En segundo lugar, los teleservicios, que anteriormente se utilizaban de manera ocasional, son parte hoy de la cotidianidad. Esto se observa tanto en plataformas de encuentros virtuales, como Google Meet –que mostró un crecimiento exponencial en su número de usuarios durante la pandemia–, y en rubros como la telemedicina. Por último, se espera que se acelere la automatización en varios de los subprocesos de producción y servicios, que afectará a más de 400 millones de empleos a nivel mundial para el 2030.

4. Mayor intervención del Estado en la economía

Los gobiernos de todo el mundo han lanzado paquetes de estímulo por un valor superior a los $11 billones –equivalente a más de ocho planes Marshall simultáneos– con el fin de proteger el consumo esencial, preservar los empleos y evitar el quiebre de empresas. Los líderes empresariales de múltiples sectores tendrán que adaptarse a operar con una mayor intervención gubernamental.

Las preguntas, aún sin respuesta, giran en torno a la magnitud, la velocidad y la manera en que se reducirá el protagonismo de los gobiernos en la economía.

5. Más escrutinios para los negocios

Pospandemia, el público cuestionará a las organizaciones sobre qué hicieron durante la crisis, cómo respondieron y cuáles fueron sus actitudes, principalmente en los casos en que hayan recibido apoyo estatal.

6. Cambios en las estructuras de la industria y el comportamiento del consumidor

Con la digitalización acelerada, habrá una nueva normalidad para servir a los clientes con una propuesta de valor adaptada. Esto cambiará los protocolos de varias industrias y la lógica de competencia. Es probable, incluso, que surjan “supercampeones”: aquellos sectores que, en medio del shock, apuntalen su crecimiento y consoliden el mercado. Algunas de las claves en este sentido serán reasignar recursos hacia áreas de mayor valor añadido o crecimiento, modificar el portafolio de inversiones y, en algunos casos, realizar fusiones y adquisiciones para darle una nueva forma a la industria.

7. Necesidad como motor de creatividad

Toda crisis es, además de un desafío, un terreno de oportunidades. Múltiples historias de éxito se construyeron en momentos apremiantes. Aprovechar el sentido de urgencia para movilizar a las instituciones y potenciar la creatividad es una virtud que distinguirá a algunas organizaciones por sobre el resto.

 

Think with Google 

GREEN MARKETING: CÓMO PENSAR LAS MARCAS PARA EL FUTURO

GREEN MARKETING: CÓMO PENSAR LAS MARCAS PARA EL FUTURO

En la nueva normalidad, pensar en el impacto ambiental será un imperativo. Descubre de qué se trata el marketing ecológico y por qué apostar por una estrategia con el foco puesto en un futuro mejor para todos es bueno para tu marca y para tus consumidores. En esta nota, te damos 3 consejos clave para ponerlo en marcha

La crisis por COVID-19 trajo consigo nuevos cambios en los hábitos de las personas, desde la manera en que trabajan y disfrutan del tiempo libre hasta la forma en que consumen. Y estas alteraciones implicaron, también, cambios en el modo en que se producen y distribuyen los productos. De hecho, una de las consecuencias positivas de la pandemia es que ha generado la mayor caída en la emisión de CO2 de la que se tenga registro en la historia. Este es un dato clave en un momento en el que el cuidado se ha posicionado como valor central para ambas partes: empresas y consumidores. Y, también, teniendo en cuenta que, antes de la crisis sanitaria, un estudio global reveló que el 73% de los encuestados estaría dispuesto a modificar sus hábitos de consumo para reducir el impacto en el medio ambiente, y que el 49% estaría interesado en adquirir aquellos productos que, simultáneamente, fueran buenos para ellos y para el ecosistema, aunque implicase pagar un mayor precio.

En medio de tanta incertidumbre, ser parte de la solución se afianza en todo el mundo como una verdadera filosofía entre los especialistas en marketing.

En tiempos de crisis, cuando las relaciones con los clientes son más personales que nuncaconocer qué necesitan o esperan es esencial. Y el green marketing o marketing ecológico es uno de los recursos con que cuentan los marketers para conectar a las marcas con un creciente número de personas que desean vivir sus vidas de una manera más sostenible. Si bien el acento en la importancia de una afianzada responsabilidad social empresaria es compartido por todas las edades, se detecta un mayor fervor entre los millennials y las generaciones Z (nacidos entre 1990 y 2000) y X (nacidos entre 1965 y 1980).

Cómo ser parte de la conversación verde

A medida que las marcas comprenden la necesidad de encarar estrategias sostenibles y de ofrecer productos amigables con el medio ambiente se robustece el green marketing. Y eso se advierte en los distintos canales y plataformas, como YouTube, donde los vídeos de temas sustentables y un estilo de vida minimalista van en aumento. Promover los aspectos sostenibles de una compañía es, de hecho, una de las mejores formas de estar más cerca de los consumidores.

Entonces, aquí van algunos consejos y oportunidades para que puedas poner tu estrategia de marketing ecológico en acción :

Motivaciones

Piensa en tu marca, ¿en qué segmento hace la diferencia? Piensa si conecta con los consumidores más conscientes de sus ahorros (de energía, de recursos, de dinero), con los defensores de los animales y la vida silvestre, con los entusiastas de la salud (productos orgánicos, juguetes no tóxicos, etc) y la vida al aire libre (trekking, ski, escalada, camping, etc).

Contenidos

La cultura sostenible les demanda a los especialistas de la industria ser genuinos. Concéntrate en transmitir mensajes auténticos, comprométete con educar a los consumidores y, sobre todo, dales la oportunidad de participar. No se trata de “vender” una postura, sino de realizar los cambios necesarios para involucrarse de verdad con el cuidado del medio ambiente: desde reducir el consumo de energía en las oficinas hasta el diseño de productos y packagings ecológicos.

Alternativas

Ser parte de la solución también implica hacer hincapié en buenas prácticas como compartir, donar, reducir, reciclar, reutilizar e intercambiar, entre otras. Por eso, es esencial crear verdaderos puentes de comunicación con los consumidores para fomentar diversos cambios de hábitos. Son miles las sugerencias eco-friendly que todos podemos poner en práctica para marcar la diferencia.

thinkwithgoogle

CÓMO ACTUAR CON TU NEGOCIO EN LA NUEVA NORMALIDAD

CÓMO ACTUAR CON TU NEGOCIO EN LA NUEVA NORMALIDAD

Incluso antes de que la pandemia obligara a los profesionales del marketing a centrarse en el mundo online, ya se estaba gestando la transformación del marketing digital. De hecho, el consumidor medio ve ahora significativamente más anuncios que hace 40 años.

En momentos de incertidumbre, las empresas que se ajustan y adaptan tienen una ventaja sobre las que no lo hacen. En el entorno actual, esto significa que las estrategias, o incluso las campañas que se planificaron hace tiempo, pueden necesitar cambios.

Los profesionales del marketing deben adquirir habilidades clave para ser más ágiles en el mundo digital. Aquí quiero compartir tres consejos que pueden seguir para resolver los principales retos a los que se enfrentan sus empresas en la actualidad.

1. Sé útil: responde rápidamente a las nuevas necesidades de los clientes

Cuando se enfrentan a la incertidumbre, los consumidores a menudo recurren a las marcas para recuperar una sensación de normalidad; quieren que les ayuden a avanzar con confianza. De hecho, el 77 % de los consumidores dicen que las marcas deberían expresar lo útiles que son en la nueva vida cotidiana.

Aunque no todas las marcas pueden ofrecer soluciones para hacer ejercicio en casa o recetas para hacer pan, es fundamental que respondan rápidamente a las nuevas demandas de los consumidores. El primer paso es saber identificar sus necesidades y, para ello, pueden utilizar encuestas o generar datos a partir de analíticas de los consumidores. Independientemente de cómo identifiques las motivaciones de los clientes, si puedes determinar lo que influye en su comportamiento, el plan de acción surgirá de forma natural.

Conocer bien las necesidades de los clientes mejorará significativamente la calidad de las campañas publicitarias y, en última instancia, hará que aumenten los ingresos. Las organizaciones que utilizan datos sobre el comportamiento de los clientes aumentan sus ventas en un 85 % y su margen bruto en un 25 % más que las que no lo hacen.

2. Utiliza un estilo personal: crea mensajes más relevantes

Cuatro de cada cinco consumidores tienen más tendencia a hacer una compra cuando las marcas ofrecen una experiencia personalizada. Con miles de millones de búsquedas en Google a diario, cada una de ellas con una motivación y un contexto diferentes, es cada vez más crucial para las marcas ofrecer una personalización a escala.

Para ello, es necesario usar datos propios. De acuerdo con un estudio de Boston Consulting Group, los profesionales del marketing creen que los datos propios son imprescindibles para entender el comportamiento de los consumidores, los distintos segmentos y las tendencias. Te permiten crear mensajes más personalizados y relevantes, además de medir la eficacia en diferentes puntos de contacto del recorrido de compra.

Ahora que la dinámica del mercado cambia tan rápido, la personalización también debe ser un reflejo de la situación actualEl aprendizaje automático y la automatización te ayudarán a llegar a más audiencias automáticamente y perfeccionar tus mensajes, con lo que podrás conseguir un 30 % más de conversiones con el mismo retorno de la inversión (ROI) medio.5

3. Demuestra tu creatividad: usa nuevas estrategias de marketing

Ahora que las campañas deben reevaluarse constantemente, los profesionales del marketing deben encontrar nuevas formas de ser creativos. Ya no se trata solo del contenido, sino que el contexto es igual de importante. Aunque la imagen de un cliente y el propietario de una empresa situados muy cerca fuera antes la norma para demostrar la confianza, parece inapropiado mostrar ese nivel de intimidad en la era del distanciamiento social.

Si tus elementos creativos actuales ya no son adecuados, tienes una oportunidad única de probar algo nuevo y ser más flexible en tu enfoque. El tiempo de visualización en YouTube, por ejemplo, está aumentando en toda Europa; ahora podría ser el momento de crear contenido específicamente pensando en el vídeo online.

El 75 % del impacto publicitario lo determina la calidad de las creatividades. Por tanto, también debes incorporar estos esfuerzos a tus tiendas online, tus campañas digitales y la experiencia de usuario. Por ejemplo, deberías asegurarte de que tu sitio web no tarde demasiado en cargarse y que tu proceso de compra esté optimizado. No querrás perder clientes al final del recorrido después de haber hecho el esfuerzo de traerlos a tu sitio web.

thinkwithgoogle

GRANDES HISTORIAS DETRÁS DE 5 ICÓNICOS LOGOTIPOS

GRANDES HISTORIAS DETRÁS DE 5 ICÓNICOS LOGOTIPOS

Los logos Apple, Adidas, Amazon, Nike y Starbucks tienen historias legendarias. No dejes de conocerlas

 

Estas grandes marcas forman parte sin lugar a dudas dudas de la pasarela donde lucen los logos más famosos del mundo. Hablamos de los icónicos emblemas de Apple, Adidas, Amazon, Nike y Starbucks.

Aun así, y pese a que estos cinco logos están arraigados con muchísima fuerza en el día a día del consumidor, muy pocos están al tanto de las singulares historias que hay parapetadas tras sus orígenes.

1. Adidas (1990)

Pocos hay que no conozcan las características tres rayas de Adidas. En las primeras zapatillas emergidas de las fábricas de la célebre marca deportiva alemana esas tres rayas (confeccionadas con cuero de color negro) estaban pensadas parar conferir estabilidad extra al calzado.

Sin embargo, cuando Adolf Dassler, fundador de Adidas, vio las zapatillas en el terreno de juego y desde la distancia, fue consciente de que las tres rayas de marras eran un fenomenal elemento de reconocimiento para su marca.

Aun así, Dassler tuvo primero que comprar los derechos de las tres rayas a la firma deportiva finesa Karhu antes de echar el lazo (y esta vez con todas las de la ley) a las que han terminado convirtiéndose en el factor más diferencial de su marca.

Desde su fundación allá por 1949, Adidas se ha colgado del brazo de 16 logos diferentes para sus distintas divisiones (en función del target con el que pretenden conectar sus productos). Aun así, todos los logotipos tienen en común su simplicidad y su habilidad para agarrarse como lapas se la memoria del consumidor.

 

2. Apple (1977)

Que una manzana mordida acabaría convirtiéndose en el símbolo de una de las marcas más valiosas del mundo, es algo que nadie (a excepción del bueno de Steve Jobs) hubiera creído posible hace cuatro décadas.

En sus inicios el logo de Apple pretendía ser un homenaje a Isaac Newton, al que una manzana le sirvió de fuente de inspiración para la ley de la gravedad. El logotipo primigenio de la empresa de la manzana mostraba, de hecho, a Newton y, provisto de una tipografía de reminiscencias vintage, era a todas luces excesivamente complejo.

Al final el logo de Apple se simplificó y acabó metamorfoseándose en una simple manzana. En torno al origen del característico mordisco de la manzana de Apple hay varias teorías.

Según la biografía de Steve Jobs, el diseñador Rob Janoff puso en manos de Apple dos posibles versiones de su logo (uno con mordisco y otro sin él). Y al parecer Jobs se habría encantado por la manzana incompleta porque la huérfana de mordisco era, a su juicio, extraordinariamente similar a una cereza.

Además, el palabra inglesa “bite” (mordisco) es muy parecida a “byte” (una unidad de medida en el universo de la informática) y para Apple habría tenido, por lo tanto, todo el sentido del mundo colgarse del brazo de la manzana mordida.

De acuerdo con otra teoría, Apple habría hecho suyo el logo de la manzana mordida porque era así más adaptable al diseño de los ordenadores de la firma estadounidense y también a la tipografía de sus anuncios.

 

3. Nike (1971)

El mítico logo de Nike fue alumbrado originalmente por Carolyn Davidson, una estudiante de diseño de 28 años que cobró apenas 35 euros por el diseño. Al parecer, Philip Knight, fundador de Nike, no quedó demasiado satisfecho con el trabajo de Davidson. Y sólo su determinación a dar por fin el pistoletazo de salida a su compañía (sin más dilaciones) hizo que Knight acabara aceptando el logo de Davidson, el denominado “Swoosh”.

Detrás de cómo se gestó el logo (inicialmente desdeñado) de Nike hay una historia extraordinariamente hermosa. Nike, el nombre con el que Knight decidió bautizar a su compañía, era la diosa griega de la victoria. Puesto que Nike era habitualmente retratada volando y provista de alas, Davidson quiso reproducir los gráciles movimientos de la diosa con el logo “Swoosh”.

“Swoosh” significa además silbido, susurro, el sonido supuestamente emanado del movimiento de las alas de Nike.

Cuando se hizo evidente que la creación de Davidson había sido todo un triunfo, la diseñadora fue recompensada con un paquete de acciones en Nike.

4. Amazon (2000)

Pocas veces una flecha ha sido portadora de un significado tan profundo como en el logo de Amazon. La flecha conecta en el logotipo la A con la Z para dar cuenta de lo amplísimo que es el portfolio de la famosa tienda online.

La flecha en el logo de Amazon da cuenta además de la filosofía en cuanto a logística de la que es deudora la compañía (capaz de llevar cualquier pedido a cualquier lugar). Es precisamente esa filosofía la que hace feliz a los clientes de Amazon y esa felicidad queda reflejada de algún modo en la flecha ligeramente curvada de logo de la compañía (y similar de alguna manera a una sonrisa).

El nombre de Amazon hace referencia asimismo al Amazon, el río más caudaloso del mundo, lo cual pone de manifiesto el afán de liderazgo (de dimensiones globales) de la empresa capitaneada por Jeff Bezos.

5. Starbucks (1971)

La célebre cadena de cafeterías fue fundada en Seattle, una ciudad famosa por su puerto y su industria portuaria. Precisamente por ello, por las conexiones con el mar de su ciudad natal, Starbucks eligió a una sirena de doble cola para su logo.

De acuerdo con la mitología griega, la sirena de doble cola era un ser híbrido que con su subyugante canto, sus pechos al descubierto y la obscena posición de sus extremidades, atraía a los marinos con la intención de matarlos.

Con el tiempo, y consciente de que su logo era quizás demasiado atrevido, Starbucks acabó cubriendo los senos desnudos de la sirena de su logotipo con el cabello (justo a tiempo para su salida a bolsa).

Aun así, Starbucks permaneció siempre fiel a la sirena de su logotipo (modificado por última vez en 2011) porque ésta le reportaba dos importantes ventajas: diferenciaba a la compañía de sus rivales (pertrechados casi siempre de logos de tonos marrones) y enfatizaba el valor de la marca que había detrás. Y es quienes se pasean por las calles con un vaso con el logo de Starbucks en la mano son dueños de alguna manera de un estatus ligerísimamente superior al del resto de los mortales.

MarketingDirecto

 

EL NUEVO MARKETING DIGITAL

EL NUEVO MARKETING DIGITAL

Las herramientas de marketing digital, desde modelos de atribución en tiempo real hasta estudios de anuncios dinámicos, han ayudado a las empresas a encontrar formas creativas de ser más flexibles y de adaptarse a la transformación digital. Aunque el ritmo de la evolución ha sido alentador, no disponemos de un interruptor que nos permita desactivar la situación económica a nivel mundial. Además, como los nuevos comportamientos de los consumidores no cambian y es probable que se vuelvan permanentes, tenemos que pensar cómo aplicar nuestras nuevas tácticas y prácticas recomendadas una vez que acabe la pandemia.

La crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la importancia de comprender cómo los canales digitales pueden repercutir en una empresa o tergiversar su retorno de la inversión. Ahora que nos preparamos para el mundo que nos espera, no hay mejor momento para comenzar la transformación digital. Para esta nueva realidad, debemos invertir en estrategias de marketing ágiles y que podamos medir.

Una de las principales características de este parón es que no distingue de sectores ni partes del mercado. Es universal y no discrimina a nadie. Aunque los retos a los que se enfrenta cada empresa son distintos, todos nos estamos viendo afectados de un modo u otro.

Los datos disponibles, junto con las herramientas creativas y de medición, son esenciales para tomar decisiones más inteligentes.

Cuando las necesidades y los comportamientos de los usuarios cambian constantemente, lo digital nos permite transformarnos rápidamente, improvisar y experimentar, así como labrar nuevas formas de satisfacer a nuestros clientes. Podemos probar nuevos formatos de anuncio y escalar los resultados, seguir el interés de búsqueda y la demanda de productos en tiempo real, y desarrollar cientos de variaciones creativas para diferentes audiencias en minutos. La gran cantidad de datos disponible, junto con las herramientas creativas y de medición, son esenciales para tomar decisiones mejores y más inteligentes en entornos dinámicos. A continuación, 3 elementos que debemos tomar en cuenta:

1. Reaccionar de forma ágil para estar presentes en el momento adecuado

2. Las buenas relaciones son más importantes que las ventas

3. Adaptarse a la nueva normalidad

 

thinkwithgoogle

 

Pin It on Pinterest