fbpx
Seleccionar página

Mucho es lo que se habló de producto y de calidad, dos elementos esenciales dentro del marketing como estrategias principales y que hoy son retomados y actualizados conceptualmente dentro del marketing responsable que la empresa debe aplicar en búsqueda de la reputación corporativa en todos los ámbitos.

Sin lugar a dudas, hablar de producto/servicio/idea es el primer punto que se debe considerar para llegar al mercado y satisfacer necesidades y percepciones cada vez más exigentes de los consumidores actuales, en este contexto la diferenciación, la novedad y el brindar una experiencia a través de ellos se convierte en la clave para ser competitivos en los nuevos mercados que exigen cambios en las estructuras estratégicas y comunicacionales de las instituciones.

El producto esta intrínsecamente ligado a la marca y al branding, dos elementos a los que continuamente se hace referencia hoy en día, la construcción de la misma como una ventaja competitiva y como un canal que vincule la empresa con su entorno y los segmentos, es el eje principal que debe ser considerado en el diseño de la estrategias de un marketing responsable para el desarrollo de una reputación corporativa. Los productos a través de sus marcas deben en la actualidad despertar un sentimiento y un estilo que vincule emocionalmente a la empresa con lo que ofrece y sus consumidores.

La búsqueda constante de esos elementos subjetivos lleva a un replanteo del concepto de calidad como un elemento objetivo dentro de la empresa, se debe comprender y adaptar a las organizaciones a los cambios y percepciones de los mercados cambiantes y las nuevas generaciones de consumidores y clientes, entendiendo, que si bien la calidad es un factor clave de compromiso y relación con el entorno institucional y un compromiso empresarial brindado en cada uno de los productos/servicios/ideas que se ofrecen, también la subjetividad respecto a esta debe ser vinculada y diseñada al producto, la calidad, la marca y la experiencia que se pretenden lograr en las percepciones del mercado logrando con ello un elemento que fortalezca y contribuya al crecimiento de la reputación corporativa.

La calidad, el compromiso, la marca y el brindar productos que no solo satisfagan necesidades, sino que se preocupen por la salud y no dañen el medio ambiente con sus componentes o empaques, generaran un vínculo emocional entre institución, mercado y públicos y desencadenara en una percepción de una buena reputación corporativa a corto, mediano y largo plazo.

Por ello, afirmar que la calidad de los productos y los factores que la acompañan son una fortaleza en la reputación corporativa empresarial.

 

Pin It on Pinterest